Para que no haya más sangre, ¡ESTEMOS UNIDOS MEXICANOS!

 

FASE 2. RECUPERACION DE LOS ESPACIOS PUBLICOS. (USO Y APROVECHAMIENTO DE LOS CENTROS DE CONVIVENCIA)

¿Por qué es importante la recuperación de los espacios públicos?

Debemos recuperar la relación que existía en el pasado con nuestros vecinos, esta se ha perdido porque hemos dejado de interesarnos por nuestro entorno social y únicamente nos preocupamos por lo que pasa dentro de nuestros hogares, desafortunadamente, nuestros hijos tienen que convivir y vivir en este entorno día a día, a través de la convivencia social es posible tejer redes que nos permitan establecer mecanismos de: (i) comunicación, (ii) ayuda mutua, (ii) identificación de las personas que nos rodean -y con ello evitar que los delincuentes vivan o trabajen entre nosotros-, y  (iii) organización ciudadana para la defensa de nuestros derechos, mejora y desarrollo de nuestra comunidad  .

Es muy importante que estos centros de convivencia permitan a los jóvenes tener actividades deportivas y recreativas que los mantengan alejados de detonadores de conductas delictivas como lo es el pandillerismo, alcoholismo, drogadicción y otras similares.

Así mismo estos espacios son propicios para la integración social y el desarrollo de expresiones recreativas y culturales de toda índole. En estos lugares pueden coincidir lo mismo niños, jóvenes, personas de la tercera edad, personas con discapacidad y todos los demás miembros de la comunidad.

Los espacios públicos que no son ocupados por la comunidad a la que sirven, frecuentemente son aprovechados por los delincuentes y esta es otra más de las razones por las que es necesaria su recuperación.

Manual de organización.

1. Una vez que se ha integrado el Comité de Vigilancia Ciudadana (CVC), es necesario proceder a la identificación de los centros de convivencia circundantes o a los predios que podrían servir para este efecto, en nuestras calles.

2. Pueden ser espacios públicos: parques, camellones con extensiones suficientes para convivir, explanadas, campos deportivos, los teatros al aire libre, algunas calles cerradas, predios abandonados, banquetas y demás áreas propicias para la convivencia a las cuales podamos sacarles provecho.

3. Los espacios privados que pueden operar como espacios públicos: podrían ser los atrios de algunos templos, tienditas, misceláneas, tendajones, etc., algunas explanadas de edificios públicos o privados, algunos terrenos y en general cualquier otro espacio que sea propicio para la convivencia y que su utilización requiera de autorización.

4. Algunos principios para hacer accesible un espacio de convivencia: En principio es necesario establecer un reglamento para la utilización de estos espacios, que no se distinga a nadie, pero que nos comprometa a mantener: La limpieza, iluminación, horarios de uso y el respeto, reglas que faciliten la convivencia e inhiban las conductas nocivas, la prohibición de ingerir alcohol o cualquier otra droga, reglas para el acceso e higiene de animales de compañía, control de basura, conservación y cuidado del entorno, etc.

5. Una vez identificados los espacios que pueden ser utilizados como centros de convivencia, se deberá proceder a hacer una lista y clasificaron en públicos o privados, de ser necesario gestionar permisos o concesiones que se requieran a través de las delegaciones, dueños de espacios o autoridades pertinentes

6. Los miembros del CVC clasificarán por prioridades los centros de convivencia y se elegirán aquellos a los que se pretenda rescatar.

7. Espacios públicos. Una vez que se ha seleccionado el espacio público a trabajar, se llevará a cabo una visita a efecto de determinar cuáles son las condiciones en las que se encuentra y se hará una lista de los trabajos a realizar para dejarlo en óptimas condiciones de uso.

8. Con la lista de requerimientos se visitará a la autoridad encargada del mantenimiento y vigilancia del espacio público en cuestión a efecto de solicitar su intervención y apoyo para su rescate. Se sugiere que el CVC haya identificado con anterioridad a esta reunión las actividades o trabajos que los vecinos puedan llevar a cabo para el rescate del espacio público en cuestión, a efecto de ofrecer a la autoridad algunos compromisos que la comunidad esté dispuesta a cumplir y ello propicie una respuesta más expedita y favorable de parte de la autoridad.

9. Hecho lo anterior, se procederá al rescate del espacio público, la determinación de reglas para su uso, la vigilancia del mismo, el seguimiento a los acuerdos de los vecinos y autoridades y la promoción para su uso y disfrute.

10. En función de lo anterior, se sugiere identificar las actividades artísticas, recreativas, culturales y deportivas que ahí puedan realizarse e invitar a los vecinos (aquí se abren grandes posibilidades para integrar a personas de la tercera edad) a que cooperen con la organización de talleres, entrenamiento de equipos deportivos, regularización de estudiantes de primaria y secundaria, o simplemente con la vigilancia del espacio rescatado.

11. Es muy importante tener en cuenta que el rescate del espacio público tiene como propósito la sana convivencia entre vecinos, por lo que debe darse la bienvenida a la promoción que la comunidad realice, para la celebración de actividades de toda índole que tengan ese objetivo.

12. Espacios privados. En estos casos deberá obtenerse previamente la autorización de uso de quien corresponda y a continuación deberá observarse lo señalado del punto 7 en adelante.

Anuncios