Para que triunfe el mal, hace falta que los buenos no hagan nada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios